Ideas para aumentar la seguridad de tus puertas

Ideas para aumentar la seguridad de tus puertas

 

Aumentar la seguridad de tus puertas no consiste meramente en añadir productos que dificulten su apertura desde el exterior sino en que los herrajes que tengas instalados sean ya de calidad. Es por esto por lo que vamos a exponer que accesorios de seguridad son esenciales para una puerta de entrada y que complementos podrás instalar en el caso de necesitar un plus.

 

Seguridad esencial  

 

El primer elemento clave con el que debes contar es un bombín por lo menos de alta seguridad. Entrar a casas ajenas violando la seguridad del cilindro es un clásico en el mundo del ladrón y por esto es la primera barrera que deberás considerar reforzar para poder vivir un punto más seguro. El bombín es el accesorio que te permitirá a ti entrar y salir de tu casa y bloquear tu puerta teniendo claro que nadie más podrá hacer uso de él debido a su sistema de seguridad reforzada. Además, probablemente, tener un bombín bueno se podría considerar reforzar el pilar de la seguridad de tu puerta.

 

A el bombín será fundamental que se le añada un complemento de seguridad que conocemos como escudo. Instalar un bombín sin escudo da cancha libre para que personas ajenas puedan manipular el bombín desde el exterior, cosa que recomendamos evitar a toda costa. El escudo protege al bombín además de embellecer la puerta. Es un complemento necesario para evitar la manipulación del cilindro desde el exterior de la puerta.

 

Por último, unas bisagras de seguridad, que suelen venir instaladas de fábrica y una mirilla, digital a ser posible, es todo lo que incluimos junto a este pack de seguridad esencial para tu puerta de entrada.

 

Seguridad extra

 

            La seguridad extra siempre es optativa, aunque evidentemente aporta un nivel de seguridad superior con el que podrás vivir mucho más tranquilo. Aquí hay gran variedad de alternativas, aunque vamos a centrarnos en las que consideramos de mayor repercusión a la hora de hablar sobre forcejeo exterior.

 

Por un lado, están los cerrojos de seguridad. Este complemento es como una doble cerradura o un doble punto de bloqueo que le añades a tu puerta y complementa al cilindro. Se manipula igualmente a través de una llave por el exterior y manualmente por el interior. Este, consiste en una barra de meta que se desliza enganchándose así al marco de la puerta.

 

Por otro lado, tenemos la cerradura invisible. Este invento que nos trae la tecnología lleva pocos años en el mercado, pero su utilidad es totalmente práctica. Consiste en un cerrojo de seguridad que se abre mediante un mando inalámbrico lo que permite que no se vea desde el exterior de la puerta y que el ladrón en cuestión no sepa que puntos debería forzar para procurar su acceso. Soportan grandes niveles de forcejeo y su manipulación es prácticamente imposible.

 

 

Esto es todo lo que recomendamos que tengan tus puertas de entrada. Podrás encontrar todos los productos relacionados con la seguridad de tus puertas aquí mismo y no olvides que vivir más seguro es vivir más tranquilo.